Como plantear una separacion

Señales positivas durante la separación

Cuando lleváis mucho tiempo discutiendo, puede ser fácil caer en los mismos patrones, o llevar a cabo los mismos comportamientos una y otra vez. Es posible que cada intento de abordar las cosas simplemente conduzca a un mayor conflicto, o que simplemente hayáis acabado evitando hablar de nada, encontrando más fácil mantener una tregua incómoda.
Una separación de prueba puede ayudarte a romper con este tipo de patrones y a pensar en tus problemas desde una mayor distancia. Puede permitirte hablar sin que las emociones enturbien tanto las cosas. A veces, el mero hecho de disponer de tiempo y espacio para desestresarse es suficiente para empezar a pensar en las cosas de otra manera.
Y, por supuesto, también pueden ser una forma de entender cómo sería una separación permanente, lo que puede ayudarte a tener una nueva perspectiva de tu relación. A veces, experimentar cómo sería si no se resolvieran las cosas puede ser una fuerte motivación para encontrar la manera de hacerlo.
Lo más importante es establecer unos límites muy claros sobre lo que va a suponer la separación de prueba y por qué lo haces. Las separaciones de prueba no consisten simplemente en pasar menos tiempo juntos y ver si eso mejora las cosas. Se trata de adoptar un enfoque diferente: darse la oportunidad de analizar la relación y tomarse el tiempo y el espacio necesarios para obtener una mejor visión.

La separación en el matrimonio

Una de las partes más difíciles del proceso de separación y divorcio es decirle a su cónyuge que quiere divorciarse. La forma en que se lo diga a su cónyuge puede marcar la pauta de lo que va a suceder: ¿va a tener un proceso de separación amistoso o va a ir a la “guerra”, litigando cada asunto en los tribunales?
Estas sugerencias se basan en mi experiencia en la tramitación de más de 1.000 casos de divorcio y separación durante los últimos 34 años, y en haber sido testigo de cómo esta primera conversación entre los cónyuges que se separan puede afectar tanto a su relación actual como coparental y como pareja pasada, como al resultado de su caso.
Si tiene dudas sobre su decisión de dejar su matrimonio, puede consultar primero con un terapeuta matrimonial o familiar, o con un miembro del clero, para que le ayude a tomar su decisión.    Una vez que haya dado los pasos para separarse, como por ejemplo decirle a su cónyuge que quiere una separación y/o divorcio, puede ser difícil o imposible reconciliarse, y querrá estar seguro de que está comprometido con su decisión de proceder a la separación antes de dar el siguiente paso.

Señales de que deberías separarte de tu marido

Amari D. Pollard es escritora y estratega de desarrollo de audiencias. Sus escritos se centran en la política, la cultura, las relaciones y la salud, y ha sido publicada en The Week, Bustle, PopSugar y Reader’s Digest, entre otros.
Kristina Hallett, Ph.D., ABPP es una psicóloga clínica certificada por la junta, Directora de Formación Clínica en la Universidad Bay Path, y profesora asociada en Psicología de Posgrado. Tiene una consulta privada en Suffield, Connecticut.
No es el momento de hablar mal de tu pareja ni de hacer trucos, dice Wang. Debes ser transparente sobre lo que te parece bien y lo que no, y comunicarlo claramente a la otra persona. “Piensa más en que tú y tu cónyuge os enfrentáis en esta cuestión de cómo separaros de la mejor manera posible y en la que se te ocurre el mejor plan, en lugar de que tú te enfrentes a tu cónyuge”, sugiere Wang.  Robinson-Brown está de acuerdo en que las directrices son esenciales a la hora de decidir cualquier tipo de separación, no sólo para los individuos de la relación, sino también para los hijos y la familia extensa. Cuanto más estructurada esté una separación, menos probable será que los afectados se sientan ansiosos, enfadados y tristes. He aquí algunos aspectos que, según Robinson-Brown, deberían incluirse en las directrices:

Cómo separarse del cónyuge de forma amistosa

El Derecho de Familia Colaborativo es un proceso voluntario de resolución de disputas que merece ser considerado como la mejor opción para resolver todos los asuntos derivados de la ruptura de un matrimonio o relación comprometida.
Este proceso creativo basado en intereses ofrece a las parejas en proceso de separación un enfoque interdisciplinario diseñado para reducir el estrés y los retos asociados al proceso de separación y divorcio. El proceso está diseñado para ser seguro y solidario con el fin de proteger los intereses y las relaciones a largo plazo de toda la familia.
En el proceso colaborativo, los cónyuges que se separan y sus abogados trabajan juntos para resolver los problemas sin acudir a los tribunales.    Los abogados y la pareja en proceso de separación trabajan en equipo para resolver de forma creativa, eficiente y sensible cuestiones como la ayuda económica, la división de los bienes y la crianza de los hijos. En este proceso, la pareja puede recurrir a los servicios de especialistas en niños y asesores financieros, entre otros profesionales. El equipo puede adaptarse a las necesidades específicas de cada caso.