Como subirse la autoestima

, Como subirse la autoestima

Autoestima

La autoestima es lo que uno siente por sí mismo, o la opinión que tiene de sí mismo. Todo el mundo tiene momentos en los que se siente un poco bajo o le cuesta creer en sí mismo. Sin embargo, si esto se convierte en una situación a largo plazo, puede acarrear problemas, incluidos los de salud mental, como la depresión o la ansiedad. Algunos de los síntomas de la baja autoestima también pueden ser un signo de estos problemas.
La autoestima suele ser el resultado de toda una vida de experiencias, y en particular de lo que nos ocurrió de niños. Sin embargo, es posible mejorar la autoestima a cualquier edad. Esta página ofrece más información sobre la autoestima y algunas medidas que puedes tomar para mejorarla.
Intenta hacer más ejercicio, comer bien y dormir lo suficiente. También es una buena idea dedicar tiempo a relajarse y a hacer algo que usted quiera hacer, en lugar de algo que otra persona espera que haga. Es posible que cambios tan sencillos como éste supongan una gran diferencia en su perspectiva general.
Para más información, lea nuestras páginas La importancia del ejercicio, Dieta, salud y nutrición, ¿Qué es el sueño? y La importancia del sueño. También te puede gustar nuestra página sobre Técnicas de relajación.

Síntomas de baja autoestima

Este artículo fue escrito por Chloe Carmichael, PhD. Chloe Carmichael, PhD es una psicóloga clínica licenciada que dirige una consulta privada en la ciudad de Nueva York. Con más de una década de experiencia en consultoría psicológica, la Dra. Chloe se especializa en problemas de relaciones, manejo del estrés, autoestima y coaching profesional. También ha impartido cursos de licenciatura en la Universidad de Long Island y ha sido profesora adjunta en la Universidad de la Ciudad de Nueva York. La Dra. Chloe completó su doctorado en Psicología Clínica en la Universidad de Long Island en Brooklyn, Nueva York y su formación clínica en el Hospital Lenox Hill y el Hospital del Condado de Kings. Está acreditada por la Asociación Americana de Psicología y es autora de “Energía nerviosa: aprovecha el poder de tu ansiedad” y “Los 10 mandamientos de la Dra. Chloe para las citas”.
La “autoestima” se compone de los pensamientos, sentimientos y creencias que tenemos sobre nosotros mismos. Como nuestros pensamientos, sentimientos y creencias cambian todo el tiempo, nuestra autoestima también está en constante evolución[1].

Ver más

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Autocompensación… el poder probado de b…

Muchos de nosotros reconocemos el valor de mejorar nuestros sentimientos de autoestima. Cuando nuestra autoestima es más alta, no sólo nos sentimos mejor con nosotros mismos, sino que también somos más resistentes. Los estudios de escaneo cerebral demuestran que cuando nuestra autoestima es más alta, es probable que experimentemos las heridas emocionales comunes, como el rechazo y el fracaso, como menos dolorosas, y nos recuperemos de ellas más rápidamente. Cuando nuestra autoestima es más alta, también somos menos vulnerables a la ansiedad; liberamos menos cortisol en el torrente sanguíneo cuando estamos estresados, y es menos probable que permanezca en nuestro sistema.
Pero por muy maravilloso que sea tener una mayor autoestima, resulta que mejorarla no es tarea fácil. A pesar de la interminable variedad de artículos, programas y productos que prometen mejorar nuestra autoestima, la realidad es que muchos de ellos no funcionan y algunos incluso es probable que nos hagan sentir peor.
Parte del problema es que, para empezar, nuestra autoestima es bastante inestable, ya que puede fluctuar diariamente, si no cada hora. Para complicar aún más las cosas, nuestra autoestima comprende tanto nuestros sentimientos globales sobre nosotros mismos como lo que sentimos sobre nosotros en los ámbitos específicos de nuestra vida (por ejemplo, como padre, enfermero, atleta, etc.).    Cuanto más significativo es un ámbito específico de la autoestima, mayor es el impacto que tiene en nuestra autoestima global. Que alguien haga una mueca de dolor cuando pruebe la cena no tan deliciosa que has preparado dañará la autoestima de un chef mucho más que la de alguien para quien la cocina no es un aspecto significativo de su identidad.