Comunicacion verbal y no verbal ejemplos

, Comunicacion verbal y no verbal ejemplos

Escucha activa

La transmisión del mensaje del emisor al destinatario puede verse afectada por una enorme variedad de cosas. Entre ellos, nuestras emociones, la situación cultural, el medio utilizado para comunicarnos e incluso nuestra ubicación. Esta complejidad es la razón por la que los empleadores de todo el mundo consideran tan deseables las buenas habilidades de comunicación: una comunicación precisa, eficaz y sin ambigüedades es, en realidad, extremadamente difícil.
Como aclara esta definición, la comunicación es algo más que la simple transmisión de información. El término requiere un elemento de éxito en la transmisión o difusión de un mensaje, ya sea información, ideas o emociones.
Por supuesto, puede haber más de un receptor, y la complejidad de la comunicación significa que cada uno puede recibir un mensaje ligeramente diferente. Dos personas pueden leer cosas muy diferentes en la elección de las palabras y/o el lenguaje corporal. También es posible que ninguno de los dos tenga la misma comprensión que el emisor.
En la comunicación cara a cara, los papeles del emisor y del receptor no son distintos. Los dos papeles van de un lado a otro entre las dos personas que hablan. Ambas partes se comunican entre sí, aunque sea de forma muy sutil, como el contacto visual (o la falta de él) y el lenguaje corporal en general. En la comunicación escrita, sin embargo, el emisor y el receptor son más distintos.

Comunicación verbal y no verbal

Alison Doyle es una de las principales expertas en carreras profesionales del país y ha asesorado tanto a estudiantes como a empresas sobre prácticas de contratación. Ha concedido cientos de entrevistas sobre el tema para medios como The New York Times, BBC News y LinkedIn. Alison fundó CareerToolBelt.com y ha sido una experta en este campo durante más de 20 años.
Las habilidades de comunicación verbal efectiva incluyen algo más que hablar. La comunicación verbal abarca tanto la forma de transmitir los mensajes como la de recibirlos. La comunicación es una habilidad blanda, y es importante para todos los empleadores.
Comunicación verbal para supervisores: Los mejores supervisores no se limitan a decir a sus subordinados lo que tienen que hacer y esperar que les escuchen. Por el contrario, emplean habilidades de escucha activa para entender las necesidades y perspectivas de los empleados, participan en la negociación verbal para abordar y desactivar los problemas, y aprovechan las oportunidades para elogiar los logros individuales y del equipo.
Comunicaciones verbales para los miembros del equipo: Las líneas de comunicación abiertas y constantes son vitales para el éxito del equipo, sobre todo cuando se realizan proyectos de calidad y con plazos de entrega críticos. Las comunicaciones verbales sólidas, una de las habilidades más importantes para la creación de equipos, ayudan a garantizar que los problemas se detecten y se resuelvan en las fases de formación, evitando una costosa escalada.

Los gestos en la comunicación

Ejemplos de comunicación no verbal: Tipos y señales clave La comunicación no verbal es colorida y está llena de intriga. Un encogimiento de hombros y un giro de ojos nos permiten decir: «No me gustas», sin pronunciar una sola palabra. En cada encuentro personal, enviamos y recibimos señales de comunicación no verbal, nos demos cuenta o no. Aunque el mundo nos anima a «ser nosotros mismos», hay un momento y un lugar para las señales no verbales. Cuando estamos en el trabajo, es conveniente tomar nota de cómo nos comunicamos tanto con nuestras palabras como con nuestros gestos. Veamos juntos varios ejemplos de comunicación no verbal.

Kinesia

La comunicación no verbal (CNV) es la transmisión de mensajes o señales a través de una plataforma no verbal como el contacto visual, las expresiones faciales, los gestos, la postura y el lenguaje corporal. Incluye el uso de señales sociales, kinésicas, de distancia (proxémicas) y de entornos físicos/apariencia, de la voz (paralenguaje) y del tacto (hápticas)[1] También puede incluir el uso del tiempo (cronémicas) y el contacto visual y las acciones de mirar mientras se habla y se escucha, la frecuencia de las miradas, los patrones de fijación, la dilatación de la pupila y el ritmo de parpadeo (oculésicas).
El estudio de la comunicación no verbal se inició en 1872 con la publicación de La expresión de las emociones en el hombre y los animales, de Charles Darwin. Darwin comenzó a estudiar la comunicación no verbal al observar las interacciones entre animales como leones, tigres, perros, etc. y se dio cuenta de que también se comunicaban mediante gestos y expresiones. Por primera vez, se estudió la comunicación no verbal y se cuestionó su importancia[2]. Hoy en día, los estudiosos sostienen que la comunicación no verbal puede transmitir más significado que la comunicación verbal[3]. Algunos estudiosos afirman que la mayoría de las personas confían en las formas de comunicación no verbal por encima de la comunicación verbal. Ray Birdwhistell[nota 1] concluye que la comunicación no verbal representa entre el 60 y el 70 por ciento de la comunicación humana,[4] aunque, según otros investigadores, este tipo de comunicación no es cuantificable[5] o no refleja la comunicación humana moderna, especialmente cuando la gente depende tanto de los medios escritos[6].