Ejemplos de creatividad

, Ejemplos de creatividad

Ejemplos de creatividad para estudiantes

En el mercado actual, las empresas trabajan día a día para crear productos y servicios únicos que les permitan superar a la competencia y hacer las delicias de los clientes. La tarea de superar a la competencia depende del grado de innovación de la organización.
La innovación es necesaria para ofrecer el valor adecuado a sus clientes porque, en realidad, las empresas compiten por la creación de valor para los clientes. La innovación es la salsa secreta necesaria para diferenciarse de sus rivales comerciales y convertirse en la opción preferida de los clientes.
La innovación se define como el proceso de convertir una idea o invención en un bien o servicio que crea valor y/o por el que los clientes pagarán. Hay muchos tipos diferentes de ejemplos de innovación, como ejemplos de innovación social, ejemplos de innovación incremental y ejemplos de innovación abierta, entre otros.
Todos los ejemplos de estrategias de innovación comienzan con ejemplos de innovación de productos. La innovación de productos implica la creación de nuevos productos o de versiones mejoradas de productos existentes que aumentan y mejoran su uso.

Ejemplo de pensamiento creativo

Muchas personas creen que el pensamiento creativo es algo que surge al azar. En realidad, hay muchas formas de utilizar la resolución creativa de problemas cada día, incluso si crees que no tienes una creatividad innata. Aunque pensar de forma creativa no es difícil, requiere práctica.
A menudo, el pensamiento creativo implica aprovechar diferentes estilos de pensamiento y examinar la información desde diferentes puntos de vista para ver nuevos patrones. Cualquiera puede fomentar una mente creativa con algo de práctica.
De hecho, el 61% de los empleados dicen que se espera que tengan ideas creativas o nuevas formas de hacer las cosas en el trabajo. Pero, dado que sólo el 30% de los empleados dicen que tienen tiempo para pensar o discutir nuevas ideas a diario, cada vez es más importante desarrollar nuestros músculos de pensamiento creativo.
Por su parte, el pensamiento convergente adopta un enfoque más lógico, que le anima a reunir hechos y descubrir la solución más común a un problema. Estas estrategias se utilizan a menudo de forma conjunta para conjurar nuevas soluciones creativas.
Junto con el pensamiento crítico y la concentración, el pensamiento creativo es crucial para ayudar a reconocer patrones que pueden no ser obvios a primera vista. Pensar de forma creativa te convierte en un mejor solucionador de problemas, lo que tiene beneficios de gran alcance tanto en tu trabajo como en tu vida personal.

Ejemplos de creatividad e innovación en la empresa

Las obras creativas requieren una mentalidad creativa y no suelen realizarse de forma arbitraria, aunque algunas obras demuestran [tienen en común] cierto grado de arbitrariedad, de forma que es improbable que dos personas creen la misma obra de forma independiente. En su base, el trabajo creativo implica dos pasos principales: tener una idea y luego convertir esa idea en una forma o proceso sustantivo. En el proceso creativo pueden participar uno o varios individuos. Normalmente, el proceso creativo tiene algún valor estético que se identifica como una expresión creativa que en sí misma suele invocar estímulos externos que la persona considera creativos.
(a) obras literarias, dramáticas, musicales o artísticas, o (b) diseños, creados por el contribuyente personalmente o, si la actividad comercial, la profesión o la vocación que reúne los requisitos se lleva a cabo en sociedad, por uno o más de los socios personalmente[2].

Ejemplo de creatividad e innovación

La creatividad se mata mucho más a menudo de lo que se apoya. El problema no es que los directivos ahoguen la creatividad intencionadamente, sino que la necesidad de coordinación y control de la empresa puede socavar inadvertidamente la capacidad de los empleados para poner en común las ideas existentes de forma nueva y útil.
Para fomentar un lugar de trabajo innovador, hay que prestar atención a la experiencia, la capacidad de pensamiento creativo y la motivación de los empleados. De estas tres, la motivación de los empleados -específicamente, su motivación intrínseca, o la pasión por un determinado tipo de reto- es la palanca más potente que un directivo puede utilizar para impulsar la creatividad y el éxito futuro de su empresa.
En la empresa, no basta con que una idea sea original, sino que también debe ser útil, apropiada y procesable. Debe influir de alguna manera en la forma de hacer negocios, por ejemplo, mejorando significativamente un producto o servicio.
La motivación extrínseca viene de fuera del individuo, ya sea la oferta de una bonificación o la amenaza de despido. La motivación extrínseca no impide que las personas sean creativas, pero en muchas situaciones tampoco potencia su creatividad. Por sí sola, no puede hacer que las personas se apasionen por su trabajo; de hecho, puede hacer que se sientan sobornadas o controladas.