Estado de flujo

Estado mental de flujo

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Si alguna vez se ha sentido completamente absorbido por algo, es posible que haya experimentado un estado mental que los psicólogos denominan flujo. Alcanzar este estado puede ayudar a las personas a sentir mayor disfrute, energía e implicación.
Imagina por un momento que estás corriendo una carrera. Tu atención se centra en los movimientos de tu cuerpo, la potencia de tus músculos, la fuerza de tus pulmones y la sensación de la calle bajo tus pies. Estás viviendo el momento, completamente absorto en la actividad presente. El tiempo parece desaparecer. Estás cansado, pero apenas lo notas. Este es un ejemplo de estado de flujo.

Adicción al estado de flujo

Es posible que haya experimentado un estado de flujo en algún momento: esa sensación de fluidez entre el cuerpo y la mente, en la que está totalmente absorbido y profundamente concentrado en algo, más allá del punto de distracción. El tiempo parece haberse ralentizado. Los sentidos se agudizan. Te sientes unido a la tarea que tienes entre manos, ya que la acción y la conciencia se sincronizan para crear un impulso sin esfuerzo. Algunas personas describen esta sensación como “estar en la zona”. Este es el estado de flujo y es accesible para todo el mundo, tanto si se trata de una actividad física como de una actividad creativa o incluso de una simple tarea cotidiana.
Popularizado por los psicólogos positivos Mihaly Csikszentmihalyi y Jeanne Nakamura, el estado de flujo describe una sensación en la que, bajo las condiciones adecuadas, uno se sumerge completamente en lo que está haciendo.
“Existe esta concentración que, una vez que se vuelve intensa, conduce a una sensación de éxtasis, una sensación de claridad: sabes exactamente lo que quieres hacer de un momento a otro; obtienes una retroalimentación inmediata”, dijo Csikszentmihalyi en una charla TED de 2004. Csikszentmihalyi y Nakamura llegaron a esta conclusión entrevistando a diversas personas autorrealizadas y de alto rendimiento: escaladores, ajedrecistas, cirujanos y bailarines de ballet.

Vivir en estado de flujo

Imagina el momento antes de correr una carrera. Las respiraciones profundas detrás de la línea de salida mantienen a raya tu corazón palpitante, y cada segundo parece una eternidad; sin embargo, en cuanto suena el pistoletazo de salida y tus pies tocan la pista, todos los pensamientos se desprenden de tu mente. Estás concentrado y seguro, desafiándote a ti mismo para lograr algo que sabes que está a tu alcance. Antes de que te des cuenta, el tiempo ha pasado volando, la carrera ha terminado y, aunque tu pecho se agita, apenas notas que estás cansado.
Según el psicólogo positivo Mihály Csíkszentmihályi, lo que experimentas en ese momento se conoce como estado de flujo, definido como un “estado óptimo de conciencia en el que nos sentimos lo mejor posible y rendimos al máximo”. Csíkszentmihályi, que popularizó el término en su libro de 1990, el estado mental de flujo implica “estar completamente involucrado en una actividad por sí misma. El ego desaparece. El tiempo vuela. Cada acción, movimiento y pensamiento se desprende inevitablemente del anterior, como tocar jazz. Todo tu ser está involucrado y utilizas tus habilidades al máximo”. Los diez factores que pueden acompañar a este estado de flujo son:

Estado de flujo en el trabajo

En cualquier tarea, para mejorar el rendimiento, es importante rendir al máximo en situaciones individuales y obtener las habilidades necesarias de antemano. En general, el desarrollo de la capacidad de un individuo a través del entrenamiento o del rendimiento, específico para cada actividad, permite un mejor desempeño. Por otra parte, un estado psicológico óptimo que contribuya a estos objetivos puede ser un factor de promoción común a varios tipos de actividad. El estado psicológico óptimo más prometedor es la experiencia de flujo propuesta por Csikszentmihalyi (2000). Según Csikszentmihalyi (2000), que propuso originalmente este concepto, el flujo es la “sensación holística que sienten las personas cuando actúan con total implicación”. El estado de flujo se caracteriza por una sensación de recompensa intrínseca que se experimenta durante la inmersión en una actividad. El flujo se ha investigado en un amplio espectro de actividades; por ejemplo, jugar al ajedrez (Abuhamdeh y Csikszentmihalyi, 2009) y escalar en roca (Fave et al., 2003). Las características comunes del flujo (Nakamura y Csikszentmihalyi, 2009) se resumen en dos condiciones de flujo y seis estados subjetivos de flujo, como se muestra en la Tabla 1.