Impulsividad en adultos

, Impulsividad en adultos

Los cuatro tipos de impulsividad | ¿por qué es tan destructiva?

El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) se caracteriza por la falta de atención y/o la hiperactividad/impulsividad. La impulsividad persiste en los adultos con TDAH y podría ser la base de gran parte del deterioro observado en la vida cotidiana de estos individuos. El objetivo de este estudio fue abordar la presencia, y lo que es más importante, las tres dimensiones de la impulsividad: atencional, no planificada y motora, en la forma en que pueden relacionarse con los mecanismos neuropsicológicos del control de los impulsos. Estudiamos una muestra de 50 adultos con TDAH y 51 controles sanos de comparación utilizando la Escala de Impulsividad de Barratt versión 11 (BIS), y tareas neuropsicológicas, concretamente la Tarea de Rendimiento Continuo (CPT-II) y la Tarea de Juego de Iowa (IGT). El grupo con TDAH mostró más signos de impulsividad en las tres dimensiones de la BIS, cometió más errores de omisión y comisión en la CPT-II, y realizó más elecciones desventajosas en la IGT. Estos resultados apoyan la existencia de déficits relacionados con tres componentes de la impulsividad: motor, cognitivo y atencional entre los adultos con TDAH. Lo más importante es que este estudio también destaca la naturaleza complementaria de los cuestionarios de autoinforme y las tareas neuropsicológicas en la evaluación de la impulsividad en adultos con TDAH.

Tdah, subtipo predominantemente hiperactivo/impulsivo

La impulsividad es uno de los rasgos subyacentes del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) que perturba la vida de una persona. El estereotipo asociado al TDAH y a la impulsividad es el de un adulto que actúa como un colibrí, revoloteando de una flor a otra sin poder parar. Aunque esto no es del todo inexacto, hay algo más que eso. Entender más sobre el TDAH en adultos y la impulsividad te ayudará a gestionarlo.
Existe la idea errónea de que las personas con TDAH son impulsivas porque no saben lo que hacen o no entienden las consecuencias de sus actos. La falta de comprensión no es el problema. El TDAH no es un problema intelectual, y a pesar de que hay cierta coincidencia de síntomas entre el TDAH y el deterioro cognitivo leve, el TDAH no es un trastorno cognitivo (Pollack, 2012).
Tratar a los adultos que tienen TDAH como si fueran de alguna manera menos inteligentes no sólo no ayuda, sino que puede hacer daño. Puede conducir a una baja autoestima y baja autoeficacia, así como crear problemas en las relaciones, dificultar la productividad y la concentración en el trabajo, y mucho más. Es importante saber lo que no es la impulsividad (no es la estupidez ni la incapacidad de comprender las acciones y las consecuencias). Igualmente importante es saber qué es la impulsividad en realidad.

Tdah en adultos y relaciones (parte 9): cómo frenar la impulsividad

Analizar activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La impulsividad, o un comportamiento impulsivo, se define en términos generales como acciones sin previsión mal concebidas, expresadas prematuramente, innecesariamente arriesgadas e inapropiadas para la situación. La impulsividad se asocia con resultados no deseados, en lugar de deseables.
Es, de hecho, la inestabilidad que mejor caracteriza al TLP como trastorno. Las personas con TLP suelen luchar contra los sentimientos de inadecuación que se manifiestan con emociones inestables, comportamientos inestables y relaciones inestables. Pueden arremeter rápidamente contra cualquier cosa que se considere un desaire y a menudo no reconocen que esas emociones son irracionales o excesivas.

Consejos principales – impulsividad

El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es un trastorno común del neurodesarrollo que se manifiesta en la primera infancia y continúa en la edad adulta. El TDAH en la edad adulta se caracteriza por un complejo patrón de comorbilidades, por ejemplo, trastornos de ansiedad, depresión o abuso de sustancias (1), y muestra una heredabilidad significativa (2, 3). Sus características similares a las de un rasgo se ven subrayadas por el hecho de que las ERP están relacionadas con rasgos, que recuerdan al trastorno, en la población general (4).
Durante la trayectoria de desarrollo del TDAH, los pacientes suelen contraer trastornos comórbidos (2). En un estudio de más de 18.000 gemelos suecos, la presencia del TDAH conlleva un aumento del 33% en el consumo habitual de nicotina, del 154% en el consumo de múltiples drogas y del 258% en la dependencia del alcohol (5). El TDAH en adultos aumenta el riesgo de trastornos de ansiedad en un 200% y de depresión mayor en un 450% (6, 7). Dado que el aumento de la impulsividad tiene un papel en el trastorno por uso de sustancias (TUD), también puede ser un factor de riesgo de resultados negativos en pacientes con TDAH en adultos (8, 9).