Meditacion mindfulness tecnica

Vipassanā

Si has oído hablar o has leído sobre la meditación de atención plena -también conocida como mindfulness- puede que tengas curiosidad por saber cómo practicarla. Descubre cómo hacer ejercicios de atención plena y cómo pueden beneficiarte.
La atención plena es un tipo de meditación en la que te centras en ser intensamente consciente de lo que sientes y percibes en el momento, sin interpretar ni juzgar. La práctica de la atención plena incluye métodos de respiración, imágenes guiadas y otras prácticas para relajar el cuerpo y la mente y ayudar a reducir el estrés.
Pasar demasiado tiempo planificando, resolviendo problemas, soñando despierto o teniendo pensamientos negativos o aleatorios puede ser agotador. También puede hacer que sea más probable que experimente estrés, ansiedad y síntomas de depresión. Practicar ejercicios de atención plena puede ayudarte a desviar tu atención de este tipo de pensamientos y a comprometerte con el mundo que te rodea.
Para realizar ejercicios de atención plena más estructurados, como la meditación de escaneo corporal o la meditación sentada, tendrás que reservar un tiempo en el que puedas estar en un lugar tranquilo, sin distracciones ni interrupciones. Puedes optar por practicar este tipo de ejercicios a primera hora de la mañana, antes de empezar tu rutina diaria.

Meditación de atención plena para principiantes

Este artículo fue escrito por Colleen Campbell, PhD, PCC. La Dra. Colleen Campbell es la fundadora y directora ejecutiva de los Centros Ignite Your Potential, Coaching de Carrera y Vida con sede en el Área de la Bahía de San Francisco y Los Ángeles. Colleen es una Coach Profesional Certificada (PCC) acreditada por la International Coach Federation. Colleen recibió su maestría y doctorado en psicología clínica de la Universidad de Sofía y ha sido coaching de carrera desde 2008.
La meditación consciente es una gran manera de aumentar la concentración, disminuir el estrés y estimular la creatividad. Aprender a hacer meditación consciente requiere algo de tiempo y práctica, pero puedes enseñarte a ti mismo a hacerlo. También puedes aprender a incorporar las técnicas de atención plena en tu vida diaria, como cuando comes, caminas o realizas otras tareas cotidianas.
Este artículo ha sido redactado por Colleen Campbell, PhD, PCC. La Dra. Colleen Campbell es la fundadora y directora ejecutiva de los Centros Ignite Your Potential, Coaching de Carrera y Vida con sede en el Área de la Bahía de San Francisco y Los Ángeles. Colleen es una Coach Profesional Certificada (PCC) acreditada por la International Coach Federation. Colleen recibió su maestría y doctorado en psicología clínica de la Universidad de Sofía y ha sido coaching de carrera desde 2008. Este artículo ha sido visto 686.925 veces.

Mindfulness para principiantes

La psicología clínica y la psiquiatría han desarrollado desde la década de 1970 una serie de aplicaciones terapéuticas basadas en la atención plena para ayudar a las personas que experimentan una variedad de condiciones psicológicas[20]. La práctica de la atención plena se ha empleado para reducir la depresión,[21][22][23][24] para reducir el estrés,[22][25][26] la ansiedad,[21][22][26] y en el tratamiento de la adicción a las drogas. [27][28][29] Los programas basados en modelos de mindfulness se han adoptado en escuelas, prisiones, hospitales, centros de veteranos y otros entornos, y los programas de mindfulness se han aplicado para obtener resultados adicionales, como el envejecimiento saludable, el control del peso, el rendimiento deportivo,[30] la ayuda a niños con necesidades especiales y como intervención durante el periodo perinatal.
Los estudios clínicos han documentado los beneficios para la salud física y mental del mindfulness en diferentes categorías de pacientes, así como en adultos y niños sanos[3][31][32] Los estudios de investigación han demostrado una relación positiva entre el rasgo de mindfulness (que puede cultivarse mediante la práctica de intervenciones basadas en el mindfulness) y la salud psicológica[33][34] La práctica del mindfulness parece proporcionar beneficios terapéuticos a las personas con trastornos psiquiátricos[35][36][37], incluidos los beneficios moderados para los que padecen psicosis. [38][39][40] Los estudios también indican que la rumiación y la preocupación contribuyen a una variedad de trastornos mentales,[41][42][43] y que las intervenciones basadas en la atención plena pueden mejorar el rasgo de atención plena[44] y reducir tanto la rumiación como la preocupación. [43][45][46] Además, la práctica de la atención plena puede ser una estrategia preventiva para frenar el desarrollo de problemas de salud mental[47][48] Sin embargo, un exceso de atención plena puede producir efectos perjudiciales, como el empeoramiento de la ansiedad en personas con altos niveles de autoconcentración o conciencia de su cuerpo o sus emociones[49].

Meditación espiritual

Los meditadores experimentados están de acuerdo: una práctica de meditación diaria puede tener importantes beneficios para la salud mental y física. ¿Pero hay algo en lo que probablemente no estén de acuerdo? Los tipos de meditación más eficaces. Eso es simplemente porque es diferente para cada persona. Después de todo, hay literalmente cientos de técnicas de meditación que abarcan prácticas de diferentes tradiciones, culturas, disciplinas espirituales y religiones. No existe un tipo de meditación “mejor” o “más eficaz” universalmente aceptado, sino que son nuestras preferencias individuales las que nos ayudan a elegir la (o las) que mejor nos funcionan. A continuación te presentamos un desglose de algunos de los tipos de meditación más populares para que puedas empezar.
En la meditación no guiada -también llamada meditación silenciosa- meditas solo, sin que nadie te explique el proceso. Para algunas personas, la meditación no guiada consiste simplemente en sentarse en silencio y prestar atención al cuerpo y a los pensamientos durante un periodo de tiempo determinado. Para otros, supone utilizar algunas de las técnicas que han aprendido en prácticas guiadas anteriores (véase más adelante).