Ninfomania definicion

, Ninfomania definicion

Hipersexualidad en los hombres

La hipersexualidad es el aumento extremadamente frecuente o repentino de la libido. Actualmente es controvertido si debe incluirse como diagnóstico clínico[1] utilizado por los profesionales de la salud mental. La ninfomanía y la satyriasis eran términos que se utilizaban anteriormente para esta afección en mujeres y hombres, respectivamente.
Los clínicos aún no han llegado a un consenso sobre la mejor manera de describir la hipersexualidad como una condición primaria,[2][3][4] o para determinar la conveniencia de describir tales comportamientos e impulsos como una patología independiente.
Los clínicos y los terapeutas consideran los comportamientos hipersexuales como un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o “trastorno del espectro del TOC”, una adicción,[5][6][7] o un trastorno de la impulsividad. Algunos autores no reconocen tal patología[8] y afirman que el trastorno sólo refleja una aversión cultural a los comportamientos sexuales excepcionales[9][10].
Hay poco consenso entre los expertos sobre las causas de la hipersexualidad. Algunas investigaciones sugieren que algunos casos pueden estar relacionados con los cambios bioquímicos o fisiológicos que acompañan a la demencia. Las necesidades psicológicas también complican la explicación biológica, que identifica el lóbulo temporal/frontal del cerebro como el área de regulación de la libido. Las personas que sufren lesiones en esta parte del cerebro corren un mayor riesgo de tener un comportamiento agresivo y otros problemas de conducta, incluidos cambios de personalidad y un comportamiento sexual socialmente inapropiado, como la hipersexualidad[26] El mismo síntoma puede darse tras una lobotomía temporal unilateral[27] Existen otros factores biológicos que se asocian a la hipersexualidad, como los cambios premenstruales y la exposición a hormonas virilizantes en la infancia o en el útero[28].

Fármacos que provocan hipersexualidad

La hipersexualidad es el aumento extremadamente frecuente o repentino de la libido. Actualmente es controvertido si debe incluirse como diagnóstico clínico[1] utilizado por los profesionales de la salud mental. La ninfomanía y la satyriasis eran términos que se utilizaban anteriormente para esta afección en mujeres y hombres, respectivamente.
Los clínicos aún no han llegado a un consenso sobre la mejor manera de describir la hipersexualidad como una condición primaria,[2][3][4] o para determinar la conveniencia de describir tales comportamientos e impulsos como una patología independiente.
Los clínicos y los terapeutas consideran los comportamientos hipersexuales como un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o “trastorno del espectro del TOC”, una adicción,[5][6][7] o un trastorno de la impulsividad. Algunos autores no reconocen tal patología[8] y afirman que el trastorno sólo refleja una aversión cultural a los comportamientos sexuales excepcionales[9][10].
Hay poco consenso entre los expertos sobre las causas de la hipersexualidad. Algunas investigaciones sugieren que algunos casos pueden estar relacionados con los cambios bioquímicos o fisiológicos que acompañan a la demencia. Las necesidades psicológicas también complican la explicación biológica, que identifica el lóbulo temporal/frontal del cerebro como el área de regulación de la libido. Las personas que sufren lesiones en esta parte del cerebro corren un mayor riesgo de tener un comportamiento agresivo y otros problemas de conducta, incluidos cambios de personalidad y un comportamiento sexual socialmente inapropiado, como la hipersexualidad[26] El mismo síntoma puede darse tras una lobotomía temporal unilateral[27] Existen otros factores biológicos que se asocian a la hipersexualidad, como los cambios premenstruales y la exposición a hormonas virilizantes en la infancia o en el útero[28].

Definición de satyriasis

La hipersexualidad es el aumento extremadamente frecuente o repentino de la libido. Actualmente es controvertido si debe incluirse como diagnóstico clínico[1] utilizado por los profesionales de la salud mental. La ninfomanía y la satyriasis eran términos que se utilizaban anteriormente para la afección en mujeres y hombres, respectivamente.
Los clínicos aún no han llegado a un consenso sobre la mejor manera de describir la hipersexualidad como una condición primaria,[2][3][4] o para determinar la conveniencia de describir tales comportamientos e impulsos como una patología independiente.
Los clínicos y los terapeutas consideran los comportamientos hipersexuales como un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o “trastorno del espectro del TOC”, una adicción,[5][6][7] o un trastorno de la impulsividad. Algunos autores no reconocen tal patología[8] y afirman que el trastorno sólo refleja una aversión cultural a los comportamientos sexuales excepcionales[9][10].
Hay poco consenso entre los expertos sobre las causas de la hipersexualidad. Algunas investigaciones sugieren que algunos casos pueden estar relacionados con los cambios bioquímicos o fisiológicos que acompañan a la demencia. Las necesidades psicológicas también complican la explicación biológica, que identifica el lóbulo temporal/frontal del cerebro como el área de regulación de la libido. Las personas que sufren lesiones en esta parte del cerebro corren un mayor riesgo de tener un comportamiento agresivo y otros problemas de conducta, incluidos cambios de personalidad y un comportamiento sexual socialmente inapropiado, como la hipersexualidad[26] El mismo síntoma puede darse tras una lobotomía temporal unilateral[27] Existen otros factores biológicos que se asocian a la hipersexualidad, como los cambios premenstruales y la exposición a hormonas virilizantes en la infancia o en el útero[28].

Significado de satyromaniac

La hipersexualidad es el aumento extremadamente frecuente o repentino de la libido. Actualmente es controvertido si debe incluirse como diagnóstico clínico[1] utilizado por los profesionales de la salud mental. La ninfomanía y la satyriasis eran términos que se utilizaban anteriormente para la afección en mujeres y hombres, respectivamente.
Los clínicos aún no han llegado a un consenso sobre la mejor manera de describir la hipersexualidad como una condición primaria,[2][3][4] o para determinar la conveniencia de describir tales comportamientos e impulsos como una patología independiente.
Los clínicos y los terapeutas consideran los comportamientos hipersexuales como un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o “trastorno del espectro del TOC”, una adicción,[5][6][7] o un trastorno de la impulsividad. Algunos autores no reconocen tal patología[8] y afirman que el trastorno sólo refleja una aversión cultural a los comportamientos sexuales excepcionales[9][10].
Hay poco consenso entre los expertos sobre las causas de la hipersexualidad. Algunas investigaciones sugieren que algunos casos pueden estar relacionados con los cambios bioquímicos o fisiológicos que acompañan a la demencia. Las necesidades psicológicas también complican la explicación biológica, que identifica el lóbulo temporal/frontal del cerebro como el área de regulación de la libido. Las personas que sufren lesiones en esta parte del cerebro corren un mayor riesgo de tener un comportamiento agresivo y otros problemas de conducta, incluidos cambios de personalidad y un comportamiento sexual socialmente inapropiado, como la hipersexualidad[26] El mismo síntoma puede darse tras una lobotomía temporal unilateral[27] Existen otros factores biológicos que se asocian a la hipersexualidad, como los cambios premenstruales y la exposición a hormonas virilizantes en la infancia o en el útero[28].