Resentimiento definicion

, Resentimiento definicion

El resentimiento en las relaciones

El resentimiento (también llamado rencor o amargura) es una emoción compleja y de múltiples capas[1] que se ha descrito como una mezcla de decepción, asco, ira y miedo[2]. Otros psicólogos lo consideran un estado de ánimo[3] o como una emoción secundaria (que incluye elementos cognitivos) que puede provocarse ante un insulto y/o una lesión[4].
El resentimiento puede ser el resultado de una variedad de situaciones que implican la percepción de un agravio por parte de un individuo, que a menudo se desencadenan por expresiones de injusticia o humillación. Entre las fuentes más comunes de resentimiento se encuentran los incidentes humillantes en público, como aceptar un trato negativo sin expresar ninguna protesta; sentirse objeto de discriminación o prejuicios habituales; envidia/celos; sentirse utilizado o aprovechado por los demás; y que los logros pasen desapercibidos, mientras otros tienen éxito sin esforzarse tanto. El resentimiento también puede generarse por las interacciones diádicas, como el rechazo o la negación emocional por parte de otra persona, la vergüenza o el menosprecio deliberados por parte de otra persona, o la ignorancia, el menosprecio o el desprecio por parte de otra persona[5].

Resentimiento en árabe

El resentimiento no tiene cabida en una relación sana. Si tienes problemas con esto en tu relación, significa que necesitas pedir ayuda. Si esperas demasiado, puedes arriesgarte a dañar permanentemente tu relación o a ponerle fin.
El resentimiento puede ser difícil de manejar – no lo haga soloUn terapeuta de relaciones con licencia puede ayudar. Comience ahora. Este sitio web es propiedad y está operado por BetterHelp, que recibe todos los honorarios asociados a la plataforma.
El resentimiento es el resultado de una relación en la que uno de los dos se siente poco apreciado o aprovechado. ¿Qué significa el resentimiento? A veces significa luchar por la empatía. En algún momento, te sentiste infravalorado o no reconocido.
La mayoría de las cosas que nos hacen sentir resentidos empiezan como una pequeña molestia. Es posible que hayas dicho algo sobre tus necesidades no satisfechas. Después de que nada cambie durante un tiempo, los sentimientos se convierten en una bola de nieve. Llegados a este punto, podrías amargarte y ser difícil de amar. Como creemos que tenemos derecho a estar resentidos, ya que “ellos” (el objetivo de nuestra irritación) se equivocaron, nos revolvemos y revolvemos. Al poco tiempo, las cosas han empeorado.

Indignación

El resentimiento (también llamado rencor o amargura) es una emoción compleja y de múltiples capas[1] que se ha descrito como una mezcla de decepción, asco, ira y miedo[2]. Otros psicólogos lo consideran un estado de ánimo[3] o como una emoción secundaria (que incluye elementos cognitivos) que puede provocarse ante un insulto y/o una lesión[4].
El resentimiento puede ser el resultado de una variedad de situaciones que implican la percepción de un agravio por parte de un individuo, que a menudo se desencadenan por expresiones de injusticia o humillación. Entre las fuentes más comunes de resentimiento se encuentran los incidentes humillantes en público, como aceptar un trato negativo sin expresar ninguna protesta; sentirse objeto de discriminación o prejuicios habituales; envidia/celos; sentirse utilizado o aprovechado por los demás; y que los logros pasen desapercibidos, mientras otros tienen éxito sin esforzarse tanto. El resentimiento también puede generarse por las interacciones diádicas, como el rechazo o la negación emocional por parte de otra persona, la vergüenza o el menosprecio deliberados por parte de otra persona, o la ignorancia, el menosprecio o el desprecio por parte de otra persona[5].

Ver más

El resentimiento (también llamado rencor o amargura) es una emoción compleja y de múltiples capas[1] que se ha descrito como una mezcla de decepción, asco, ira y miedo[2]. Otros psicólogos lo consideran un estado de ánimo[3] o como una emoción secundaria (que incluye elementos cognitivos) que puede provocarse ante un insulto y/o una lesión[4].
El resentimiento puede ser el resultado de una variedad de situaciones que implican la percepción de un agravio por parte de un individuo, que a menudo se desencadenan por expresiones de injusticia o humillación. Entre las fuentes más comunes de resentimiento se encuentran los incidentes humillantes en público, como aceptar un trato negativo sin expresar ninguna protesta; sentirse objeto de discriminación o prejuicios habituales; envidia/celos; sentirse utilizado o aprovechado por los demás; y que los logros pasen desapercibidos, mientras que otros tienen éxito sin esforzarse tanto. El resentimiento también puede generarse por las interacciones diádicas, como el rechazo emocional o la negación por parte de otra persona, la vergüenza o el menosprecio deliberados por parte de otra persona, o la ignorancia, el menosprecio o el desprecio por parte de otra persona[5].