Tecnicas de autocontrol emocional

, Tecnicas de autocontrol emocional

La autodiscip… y la regulación emocional…

o regulación de las emociones es la capacidad de responder a las demandas continuas de la experiencia con la gama de emociones de una manera socialmente tolerable y lo suficientemente flexible como para permitir reacciones espontáneas, así como la capacidad de retrasar las reacciones espontáneas según sea necesario.[1] También puede definirse como los procesos extrínsecos e intrínsecos responsables de supervisar, evaluar y modificar las reacciones emocionales.[2] La autorregulación emocional pertenece al conjunto más amplio de procesos de regulación de las emociones, que incluye tanto la regulación de los propios sentimientos como la regulación de los sentimientos de otras personas.[3][4][5]
La regulación de las emociones es un proceso complejo que implica iniciar, inhibir o modular el estado o la conducta de uno en una situación determinada, por ejemplo, la experiencia subjetiva (sentimientos), las respuestas cognitivas (pensamientos), las respuestas fisiológicas relacionadas con la emoción (por ejemplo, la frecuencia cardíaca o la actividad hormonal) y la conducta relacionada con la emoción (acciones o expresiones corporales). Desde el punto de vista funcional, la regulación de las emociones también puede referirse a procesos como la tendencia a centrar la atención en una tarea y la capacidad de suprimir un comportamiento inadecuado bajo instrucción. La regulación de las emociones es una función muy importante en la vida humana.

Ejemplos de regulación emocional

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La autorregulación puede definirse de varias maneras. En el sentido más básico, implica el control del comportamiento, las emociones y los pensamientos propios en la búsqueda de objetivos a largo plazo. Más concretamente, la autorregulación emocional se refiere a la capacidad de gestionar las emociones e impulsos perturbadores.
Su capacidad de autorregulación como adulto tiene sus raíces en su desarrollo durante la infancia. Aprender a autorregularse es una habilidad importante que los niños aprenden tanto para su madurez emocional como para sus posteriores relaciones sociales.
En una situación ideal, un niño pequeño que hace berrinches se convierte en un niño que aprende a tolerar los sentimientos incómodos sin hacer un berrinche y, más tarde, en un adulto que es capaz de controlar los impulsos de actuar basándose en los sentimientos incómodos.

Comentarios

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La autorregulación puede definirse de varias maneras. En el sentido más básico, implica el control del comportamiento, las emociones y los pensamientos propios en la búsqueda de objetivos a largo plazo. Más concretamente, la autorregulación emocional se refiere a la capacidad de gestionar las emociones e impulsos perturbadores.
Su capacidad de autorregulación como adulto tiene sus raíces en su desarrollo durante la infancia. Aprender a autorregularse es una habilidad importante que los niños aprenden tanto para su madurez emocional como para sus posteriores relaciones sociales.
En una situación ideal, un niño pequeño que hace berrinches se convierte en un niño que aprende a tolerar los sentimientos incómodos sin hacer un berrinche y, más tarde, en un adulto que es capaz de controlar los impulsos de actuar basándose en los sentimientos incómodos.

Folletos de formación en habilidades dbt…

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La autorregulación puede definirse de varias maneras. En el sentido más básico, implica el control del comportamiento, las emociones y los pensamientos propios en la búsqueda de objetivos a largo plazo. Más concretamente, la autorregulación emocional se refiere a la capacidad de gestionar las emociones e impulsos perturbadores.
Su capacidad de autorregulación como adulto tiene sus raíces en su desarrollo durante la infancia. Aprender a autorregularse es una habilidad importante que los niños aprenden tanto para su madurez emocional como para sus posteriores relaciones sociales.
En una situación ideal, un niño pequeño que hace berrinches se convierte en un niño que aprende a tolerar los sentimientos incómodos sin hacer un berrinche y, más tarde, en un adulto que es capaz de controlar los impulsos de actuar basándose en los sentimientos incómodos.