Nervios del cuerpo

, Nervios del cuerpo

Sistema nervioso

El elemento básico del sistema nervioso es la célula nerviosa o neurona. Las neuronas tienen una forma diferente según el lugar del cuerpo en el que se encuentren y la función que desempeñen. Todas las neuronas tienen proyecciones en forma de dedos llamadas dendritas y una fibra larga llamada axón.
En muchos casos, el axón está recubierto por una membrana especializada llamada vaina de mielina. El axón tiene una serie de protuberancias. Cada protuberancia se sitúa cerca de una dendrita de otra neurona. El espacio entre la protuberancia y la dendrita se llama sinapsis. Los mensajes saltan por la sinapsis de una neurona a otra mediante unas sustancias químicas especiales llamadas neurotransmisores.
Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento, y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Células nerviosas

El sistema nervioso es la parte del cuerpo de un animal que coordina su comportamiento y transmite señales entre las distintas zonas del cuerpo. En los vertebrados consta de dos partes principales, denominadas sistema nervioso central (SNC) y sistema nervioso periférico (SNP). El SNC contiene el cerebro y la médula espinal. El SNP está formado principalmente por los nervios, que son fibras largas que conectan el SNC con todas las demás partes del cuerpo, pero también incluye otros componentes como los ganglios periféricos, los ganglios simpáticos y parasimpáticos, y el sistema nervioso entérico, una parte semiindependiente del sistema nervioso cuya función es controlar el sistema gastrointestinal.
A nivel celular, el sistema nervioso se define por la presencia de un tipo especial de célula, llamada neurona, también conocida como «célula nerviosa». Las neuronas tienen propiedades especiales que les permiten enviar señales de forma rápida y precisa a otras células. Envían estas señales en forma de ondas electroquímicas que viajan a lo largo de finas fibras llamadas axones, que hacen que se liberen sustancias químicas llamadas neurotransmisores en las uniones con otras neuronas, llamadas sinapsis. Una célula que recibe una señal sináptica de una neurona (una neurona postsináptica) puede ser excitada, inhibida o modulada de otro modo. Las conexiones entre neuronas forman circuitos neuronales que pueden generar patrones muy complejos de actividad dinámica. Junto con las neuronas, el sistema nervioso también contiene otras células especializadas llamadas células gliales (o simplemente glía), que proporcionan apoyo estructural y metabólico. Recientemente se ha demostrado que la glía también puede desempeñar una importante función de señalización.

Cordados

El sistema nervioso transmite señales entre el cerebro y el resto del cuerpo, incluidos los órganos internos. De este modo, la actividad del sistema nervioso controla la capacidad de moverse, respirar, ver y pensar, entre otras cosas.1
La unidad básica del sistema nervioso es la célula nerviosa o neurona. El cerebro humano contiene unos 100.000 millones de neuronas. Una neurona tiene un cuerpo celular, que incluye el núcleo de la célula, y unas extensiones especiales llamadas axones y dendritas. Los haces de axones, llamados nervios, se encuentran por todo el cuerpo. Los axones y las dendritas permiten a las neuronas comunicarse, incluso a grandes distancias.
Diferentes tipos de neuronas controlan o realizan diferentes actividades. Por ejemplo, las neuronas motoras transmiten mensajes del cerebro a los músculos para generar movimiento. Las neuronas sensoriales detectan la luz, el sonido, el olor, el sabor, la presión y el calor, y envían mensajes sobre estos elementos al cerebro. Otras partes del sistema nervioso controlan los procesos involuntarios. Entre ellos, el mantenimiento de un ritmo cardíaco regular, la liberación de hormonas como la adrenalina, la apertura de la pupila en respuesta a la luz y la regulación del sistema digestivo.

El sistema nervioso humano

El cerebro controla lo que pensamos y sentimos, cómo aprendemos y recordamos, y la forma en que nos movemos y hablamos. Pero también controla cosas de las que somos menos conscientes, como los latidos de nuestro corazón y la digestión de los alimentos.
Piensa en el cerebro como un ordenador central que controla todas las funciones del cuerpo. El resto del sistema nervioso es como una red que transmite mensajes de ida y vuelta desde el cerebro a diferentes partes del cuerpo. Lo hace a través de la médula espinal, que va desde el cerebro hasta la espalda. Contiene nervios en forma de hilo que se ramifican hacia todos los órganos y partes del cuerpo.
Cuando un mensaje llega al cerebro desde cualquier parte del cuerpo, el cerebro le dice al cuerpo cómo reaccionar. Por ejemplo, si tocas una estufa caliente, los nervios de la piel envían un mensaje de dolor al cerebro. El cerebro devuelve el mensaje a los músculos de la mano para que se retiren. Por suerte, esta carrera de relevos neurológicos se produce en un instante.
La médula espinal es un largo haz de tejido nervioso de unos 45 centímetros de longitud y medio centímetro de grosor. Se extiende desde la parte inferior del cerebro hasta la columna vertebral. Por el camino, los nervios se ramifican por todo el cuerpo.