Los beneficios del mindfulness ansiedad

, Los beneficios del mindfulness ansiedad

Mindfulness significa atención plena o consciencia plena. Este concepto hace referencia a centrarse y mostrar total atención en el momento presente, sin juzgar el pasado ni pensar en el futuro. Es una técnica muy antigua relacionada con la espiritualidad, pero que actualmente hemos tomado como referencia en Occidente debido a sus múltiples beneficios como una gran técnica de relajación y toma de conciencia.

Este tipo de meditación influye directamente en nuestra atención, y ayuda a regular los procesos mentales, para ayudar a controlar nuestras emociones, al poder anticiparnos a las sensaciones que nos provocan.

En este artículo vamos a centrarnos en los beneficios del mindfulness en relación a la ansiedad y cómo puede ayudarnos a mitigarla.

El tipo de vida que llevamos y las exigencias que nos auto imponemos para llegar a cumplir muchos objetivos en un día nos puede llevar a sufrir ansiedad, y el mindfulness nos puede enfocar en cómo reducirla.

La ansiedad es una emoción normal y básica que sentimos ante una situación desconocida o de peligro. El grado de esta reacción se mide en función de la realidad de dicho peligro. El problema es cuando este miedo es irreal, o tenemos una respuesta exagerada, a veces sin motivo existente. Se suele focalizar la atención en el peligro en forma de pensamientos negativos e irracionales. Estos pensamientos se convierten en repetitivos y aparecen en cualquier momento o situación, sin que la persona que los sufre sea capaz de controlarlos.

Con la práctica de mindfulness aprendemos a conectar con nosotros mismos y buscar el origen de nuestros miedos. Podemos profundizar en las causas de lo que nos ocurre y analizar con perspectiva nuestra forma de actuar y responder ante los estímulos externos. El mindfulness aplicado a reducir la ansiedad se basa en tres objetivos:

  1. Provocarnos un cambio radical en nuestra actitud ante la vida. Intenta cambiar el rumbo de nuestros pensamientos hacia otros más compasivos y positivos, neutralizando los pensamientos repetitivos que se quedan anclados en un hecho o idea traumática para nuestra mente.
  2. Expandir la toma de conciencia. Nos hace reflexionar sobre nuestras reacciones ante los hechos que nos suceden para tener claridad y aprender a reaccionar de otra forma.
  3. Mejorar nuestra calidad de vida mediante la flexibilidad cognitiva ante los sucesos que vivimos y la aceptación de nuestra realidad y de las malas experiencias vividas.

No obstante, debemos tener en cuenta que, a pesar de los beneficios del mindfulness para la ansiedad, el no practicarlo correctamente puede ser contraproducente, y es necesario buscar a alguien experimentado que nos guíe en nuestro inicio. El poner la atención en nuestra mente puede ser una experiencia muy intensa difícil de asimilar. Además, cada situación es diferente y no a todas las personas le funcionan las mismas técnicas. 

Dentro del mindfulness existen distintas estrategias que podemos probar como la respiración consciente (mindful breathing) o el escaneo corporal (body scan). Se trata de ser paciente con su aprendizaje y con nuestro propio autoconocimiento y no cerrarnos a probar cosas nuevas si algo no funciona.

El entrenamiento de la atención plena contacta directamente con todos nuestros sentimientos sin filtro, y puede ser complicado dejarlos fluir y aceptar aquellos que son negativos, sobre todo porque pueden provenir de hechos pasados que nos haga daño recordar. Con el tiempo y experiencia desarrollaremos una regulación emocional, que nos ayude a alcanzar el equilibrio entre todo aquello que ronda nuestra mente y aprenderemos a potenciar lo bueno. 

Gracias al mindfulness podremos vivir nuestra vida con calma, aceptando nuestros procesos interiores y gestionando nuestras reacciones ante situaciones complicadas, evitando que nos paralicen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *