Efecto pigmalión negativo

Efecto pigmalión negativo

Investigación sobre el efecto pigmalión

El efecto Golem es un fenómeno psicológico en el que la disminución de las expectativas depositadas en los individuos, ya sea por parte de los supervisores o del propio individuo, conduce a un menor rendimiento del mismo. Este efecto se observa y estudia sobre todo en entornos educativos y organizativos. Es una forma de profecía autocumplida.
El efecto recibe su nombre del golem, una criatura de arcilla a la que dio vida el rabino Loew de Praga en la mitología judía. Según la leyenda, el gólem fue creado originalmente para proteger a los judíos de Praga; sin embargo, con el paso del tiempo, el gólem se fue corrompiendo cada vez más hasta el punto de descontrolarse violentamente y tuvo que ser destruido. Babad, Inbar y Rosenthal bautizaron el efecto con el nombre de la leyenda del gólem en 1982 porque “representa las preocupaciones de los científicos sociales y los educadores, que se centran en los efectos negativos de las profecías autocumplidas”[1].
El efecto Golem tiene unos principios subyacentes muy similares a los de su homólogo teórico, el efecto Pigmalión. El libro Pygmalion in the Classroom (Pigmalión en el aula), de Robert Rosenthal y Lenore Jacobson, y otros experimentos han demostrado que las expectativas de los supervisores o profesores afectan al rendimiento de sus subordinados o alumnos. Las situaciones más estudiadas de este efecto son las aulas[2][3][4] Cuando se informa arbitrariamente de que un determinado estudiante es “brillante” o “aburrido”, no sólo el comportamiento del supervisor cambiará para favorecer a los estudiantes “brillantes” (como se indica con más elogios o atención), sino que los propios estudiantes mostrarán comportamientos acordes con sus etiquetas (como que los estudiantes “brillantes” se inclinen más hacia delante en sus sillas en relación con los estudiantes “aburridos”). [5] Mientras que el efecto Pigmalión y la mayoría de los estudios se centran en el lado positivo de este fenómeno, el efecto Golem es el corolario negativo. Los supervisores con expectativas negativas producirán comportamientos que perjudiquen el rendimiento de sus subordinados, mientras que los propios subordinados producen comportamientos negativos[1] Este mecanismo es un ejemplo de profecía autocumplida: la idea de que las creencias propias pueden hacerse realidad. Cuando tanto el supervisor como el subordinado notan el bajo rendimiento, las expectativas negativas se confirman y la creencia se refuerza.

  Concepto de autoestima

Ejemplo de efecto rosenthal

Considere este audaz experimento: Un director de sucursal de la compañía de seguros Metropolitan Life asignó los mejores agentes a su mejor subdirector, los productores medios a un director medio y los de bajo rendimiento al director más pobre.
Sorprendentemente, el grupo medio mejoró su productividad en un porcentaje mayor que el grupo superior. ¿Cómo? Su gerente no se consideraba a sí misma ni a sus agentes como promedio. Les dijo que tenían más potencial que los “superagentes” y les retó a superarlos.
La conexión entre expectativas y comportamiento ha estimulado la investigación desde 1969, cuando se publicó por primera vez este artículo. Pero evocar profecías positivas autocumplidas sigue siendo notablemente difícil. Las siguientes pautas pueden ayudar.
James Sweeney, profesor de la Universidad de Tulane y director de un centro informático, creía que podía enseñar a manejar ordenadores incluso a personas con poca formación. Seleccionó al conserje George Johnson para demostrar su convicción. Gracias a las convicciones de Sweeney sobre sus propios poderes de enseñanza y la capacidad de aprendizaje de Johnson, éste dominó el material, comenzó a gestionar la sala principal de ordenadores y, finalmente, formó a nuevos empleados.

Efecto pigmalión sociología

Consecuencias negativas del efecto Pigmalión en los niños 4 minutosEn este interesantísimo artículo, descubre las consecuencias negativas del efecto Pigmalión en los niños.Última actualización: 01 mayo, 2020El efecto Pigmalión es muy conocido en el mundo de las ciencias sociales. Es una teoría que afirma que las expectativas pueden influir y modificar el comportamiento. Cuando estas expectativas son positivas, se reflejarán en el comportamiento de una persona de forma positiva.Pero, ¿qué ocurre si las expectativas son negativas? ¿Qué es el efecto Pigmalión? El efecto Pigmalión debe su nombre a la mitología. En concreto, al rey griego que se enamoró de una estatua tallada por él mismo. El psicólogo Robert Rosenthal utilizó este mito para referirse a las consecuencias que, como resultado de nuestras expectativas, acaban haciéndose realidad. En otras palabras, es la idea de que tus expectativas pueden influir en las de los demás, aumentando sus posibilidades de hacerse realidad. Está íntimamente relacionado con la profecía autocumplida, que se refiere al hecho de que tus creencias pueden llevarte

  Psicologia de los hombres en el amor

El efecto pigmalión en las relaciones

Cuando estaba en el colegio, a un amigo mío le ofrecieron la oportunidad de entrenar al equipo de voleibol recién formado. No creía que tuviera lo necesario para hacer un buen trabajo, pero no había nadie mejor cualificado, así que aceptó. Mientras entrenaban varias veces a la semana, mi amigo no paraba de decir a los demás estudiantes que no tenían ninguna posibilidad en el siguiente torneo. El equipo era nuevo e inexperto, decía. ¿Adivinas qué pasó?
No, no fue un milagro. Perdieron el torneo. Creo que quedaron en penúltimo lugar. Mi amigo se había empeñado tanto en que el equipo perdiera que trasladó esa expectativa a todos los miembros del equipo. Como pensaban que iban a perder, perdieron. Mi amigo creó una profecía autocumplida.
En 1965, un psicólogo de Harvard llamado Robert Rosenthal administró un test de inteligencia a todos los alumnos de una única escuela primaria de California. Aunque las puntuaciones exactas no se revelaron a los profesores, se les dijo que alrededor del 20% de los alumnos podrían ser “florecientes intelectualmente”, es decir, con un rendimiento académico mejor de lo esperado en el año siguiente. Los nombres, que en realidad habían sido elegidos al azar, sólo se comunicaron a los profesores.

  Disonancia cognitiva ejemplos